DÍA MUNDIAL DE LAVARSE LAS MANOS

ENSEÑAR A TU HIJO(A) A LAVARSE LAS MANOS

Las manos son un vehículo de contagio y transmisión de enfermedades ya de ellas los gérmenes pasan a la boca, los ojos y la nariz, que son las puertas de entrada del organismo. Por eso es muy importante lavarlas con frecuencia.

¿Cómo enseño a mi hijo(a) este hábito?

  • Para lavarse las manos, nuestros hijos solo necesitarán agua tibia y jabón. Primero es importante enseñarles la forma correcta de hacerlo para que así ellos también aprendan a hacerlo.
  • Los podemos estimular con jabones con formas divertidas o de colores y olores.
  • Hay que ponerle las cosas fáciles: un taburete que le ayude a alcanzar el lavamanos con facilidad o unas toallas a su altura.
  • Y por supuesto siempre hay que dar ejemplo: deben vernos lavarnos las manos a menudo.

Lavarnos las manos paso a paso

  • Hay que frotar toda la superficie de las manos: la palma y el dorso, sin olvidarse de los espacios interdigitales como son las muñecas y, especialmente, las uñas.
  • Si las uñas están sucias, hay que cepillarlas con un cepillo de uñas hasta que queden completamente limpias.
  • Para terminar hay que enjuagar las manos y secarlas con una toalla limpia y seca sin frotar, con toques suaves.
  • A veces, podemos aplicar crema hidratante.
  • Esta operación debe durar unos 15 segundos aproximadamente.

Cuándo hay que lavarse las manos

Los niños deben lavarse las manos frecuentemente. Es imprescindible en las siguientes circunstancias:

Antes de:

  • Comer cualquier alimento, ya sea en la mesa, con cubiertos, o el bocadillo de la merienda.
  • Tocar un alimento que está en la nevera o la despensa, o antes de ayudar a hacer alguna receta de cocina.

Después de:

  • Ir al baño.
  • Estornudar, toser y sonarse (cada vez que lo hace) cuando está resfriado.
  • Estar con un enfermo.
  • Tocar sangre, orina, heces, pus, saliva o mucosidades propias o ajenas.
  • Jugar al aire libre.
  • Volver a casa de la calle.
  • Jugar con la mascota.

Consejos útiles que no debemos olvidar

  • Es conveniente habituar a los niños a lavarse las manos desde pequeños, así evitarán la mayoría de los resfriados que cogen.
  • Es aconsejable poner crema hidratante en las manos, ya que el agua reseca la delicada piel de los niños.
  • Hay que llevar toallitas en el bolso para limpiarles las manos cuando no hay un cuarto de baño cerca.

Fuente: serpadres.es

Los comentarios estan cerrados.