DÍA MUNDIAL DE LOS OCÉANOS

CÓMO AYUDAR A SUPERAR EL MIEDO AL AGUA

Hay niños que le tienen miedo al mar (o a la piscina).

A pesar de haber pasado 9 meses inmersos en un medio acuoso, los niños no familiarizados con el agua pueden llegar a sentir un miedo atroz a la hora de bañarse en la playa o la piscina. Aquí les explicamos cómo ayudar a su hijo a superarlo y a que disfrute de la diversión que las piscinas y la playa suponen.

El miedo suele surgir por inseguridad física ante el desconocimiento, por el temor ante lo desconocido y  el no saber qué hay bajo el agua.

Para ayudar a su hijo a superar este miedo lo más importante es ser pacientes y no forzarle a que se bañe, si él no quiere. La extendida idea de que para superar el miedo es necesario afrontarlo directamente, no es del todo correcta; es más, puede producir el efecto contrario aumentando el miedo del niño al agua.

Para que el niño se bañe hay que hablarle, y explicarle adecuadamente qué es el agua, lo satisfactoria que es, e incluso la cantidad de movimientos y juegos que se pueden realizar. Nunca hay que hay que soltarles en el agua sin que estén de acuerdo, ni asustarles o humillarles por lo que sus amigos hacen y él no puede. A medida que vaya avanzando en la superación de su miedo, es aconsejable mostrarle su valentía, ya que esto le animará a conseguirlo.

Hay algunas actividades que pueden realizarse para ayudarle a familiarizarse con el agua, como sentarse junto a él en el borde o la orilla y patalear en el agua, pasear por el borde también mientras le contamos algo divertido para entretenerle, haciéndole que se moje la cara con las manos o, también, usarnos como modelos a imitar intentando que realice alguna de las divertidas actividades que permite este medio para disfrutar el fin de semana o las vacaciones.

Hay que concederles el tiempo necesario, sin atosigarles ni retarles, ya que así sólo se conseguirá apartarles más de su objetivo.

Este tipo de fobias no desaparecen de la noche a la mañana; y si el caso de su hijo va más allá de un miedo razonable y le incapacita para disfrutar y llevar una vida lo más plena posible, se debe consultar con un buen profesional para que estudie y analice la situación.

Aunque lo más probable es que con paciencia, familiarización con el medio y sobretodo con la edad del pequeño termine por superar sus temores y disfrutar plenamente de las ventajas de las vacaciones.

Fuente: cosasdebebes.com

Los comentarios estan cerrados.