DÍA DEL TRASPLANTE DE ÓRGANOS

CUIDADOS EN EL NIÑO TRASPLANTADO DE CORAZÓN

Los pacientes transplantados de corazón tienen unas características comunes que los diferencian del resto de los pacientes sometidos a cirugía cardíaca; éstas son: la inmunosupresión, el rechazo, el riesgo de infecciones y el manejo hemodinámico en el postoperatorio inmediato.
Para completar un buen cuidado de estos pacientes no debemos olvidarnos de otros puntos que no por ser menos vitales son menos importantes como la rehabilitación, el apoyo psicológico y la implicación de los padres en el cuidado del niño transplantado.

A)INMUNOSUPRESION Y RECHAZO
El principal obstáculo para el éxito completo de estos trasplantes es el sistema inmunitario del receptor, que reconoce como extraño el nuevo órgano y pone en marcha los mecanismos de defensa contra éste, originándose el rechazo.
El rechazo puede ser de tres tipos:
1. Hiperagudo
2. Agudo
3. Crónico
El tratamiento médico del rechazo conlleva un 95% de la posibilidad de éxito del trasplante.

B) INFECCIONES
Las infecciones son más frecuentes en  la fase aguda con mayor incidencia durante el primer mes, para disminuir hacia el sexto. Son las responsables del mayor número de hospitalizaciones.
Las infecciones durante la estancia en la Unidad de Cuidados Intensivos están relacionadas con el estado previo del paciente, los accesos vasculares y la herida quirúrgica.
La mejor forma de reducirlas es prevenirlas, para ello hacemos un protocolo de prevención de infecciones que consta de los siguientes puntos:

1º) Medidas de aislamiento:
• Limpiamos la habitación tres veces al día con hipoclorito sódico diluido.
• Se debe administrar una dieta de bajo riesgo infeccioso

• Se hace una limpieza normal de los objetos de juego.

• Lo único exigible para el personal sanitario y los padres es el lavado de manos (siempre que se entra  en la habitación y se toca al niño) con povidona yodada al 7,5%, y uso de mascarilla quirúrgica.
2º) Cuidado de vías, herida quirúrgica, puntos de drenaje y puntos del marcapasos:
• Se curaran según el protocolo de cada hospital, recordando que las mayores contaminaciones de realizan en las desconexiones y las curas.
3º) Cuidados respiratorios:
• El filtro humidificador se debe cambiar cada 48 horas y las tubuladuras del respirador cada 7 días.
• Es de suma importancia realizar fisioterapia respiratoria en todas las aspiraciones para disminuir el riesgo de atelectasias.
• Si se mantiene al paciente más de 5 días intubado se hace descontaminación intestinal.
• Una vez extubado el paciente se administran aerosoles de suero fisiológico para facilitar la movilización de secreciones bronquiales.
4º) Cuidados de piel y mucosas:
• Se lavará diariamente al paciente utilizando un jabón dermoprotector, después se le dará  un masaje con crema hidratante y alcohol de romero, haciendo hincapié en las zonas de presión.
• En los niños que permanecen más tiempo de lo previsto inmovilizados, además del colchón antiescaras (aire alternante o silicona) se deben de proteger las zonas de apoyo con apósitos hidrocoloides para prevenir la aparición de úlceras por decúbito, ya que son una puerta de entrada para los gérmenes.
• Mientras el paciente está dormido hay que lavarle los ojos con agua bidestilada estéril y aplicar una pomada lubrificante.
C) ALTERACIONES HEMODINAMICAS DEL TRASPLANTE CARDIACO
Las alteraciones hemodinámicas se originan por dos factores diferentes:
1º) El corazón trasplantado presenta una denervación permanente por haber sido seccionadas en la cirugía las terminaciones nerviosas simpáticas y parasimpáticas.
2º) El ventrículo derecho tiene una reserva contráctil muy limitada, ya que no está acostumbrado a trabajar con resistencias pulmonares altas, por lo que durante los primeros días del postoperatorio hay que tener una adecuada vasodilatación pulmonar para evitar el fracaso del corazón.
Por estas razones en el postoperatorio inmediato del paciente trasplantado existe una dependencia muy importante de la frecuencia cardíaca y las resistencias pulmonares para mantener el gasto cardíaco, lo cual hace que pequeñas variaciones o interrupciones de la perfusión de las drogas responsables de mantener estos parámetros (isoproterenol y vasodilatadores) produzcan graves problemas hemodinámicos.
La respuesta del corazón a los fármacos beta adrenérgicos (adrenalina e isoproterenol) está aumentada, por lo que se debe ser muy cuidadoso en su manipulación.
Por todos estos motivos se debe hacer una adecuada programación de vías, dosis, mezclas, concentraciones, velocidad de infusión y tiempo que quiere mantenerse cada fármaco para evitar en lo posible maniobras innecesarias.
Debido a estas peculiaridades una vez realizado el trasplante cardíaco y durante los primeros días del postoperatorio, es indispensable el uso de medicación inotrópica y vasodilatadora para que el nuevo órgano sea capaz de adaptarse al organismo y pueda realizar sus funciones.
D) REHABILITACIÓN
Los niños trasplantados en ocasiones precisan rehabilitación, esto dependerá de la situación previa al trasplante y del tiempo que han estado encamados.
Los rehabilitadotes comienzan su trabajo en la UCI, primero realizan fisioterapia respiratoria, y cuando el niño está mejor la articular y muscular.
Una vez en la planta de hospitalización se debe continuar el trabajo, acudiendo diariamente a la habitación del niño y si su estado lo permite será el niño el que acuda a gimnasio.
Al alta si siguen precisando los cuidados se ponen en contacto con el centro rehabilitados de  su urbanización o ciudad para continuar sus cuidados

E) PROBLEMAS EMOCIONALES
“Todo trastorno crónico actúa como un factor de estrés que predispone al padecimiento de trastornos emocionales y de la conducta”
Los niños sometidos a trasplante cardíaco pueden considerarse dentro del grupo de pacientes catalogados con enfermedad crónica ya que necesitan tratamiento de por vida, sufren un estado de incertidumbre con respecto a su pronóstico, tienen dificultad para la escolarización normal y existe una gran cantidad de estrés para todos los miembros de la familia.
Los niños con enfermedades crónicas tienen el doble de posibilidades de tener problemas psicológicos.
Por estas razones tanto los niños como los padres deberían tener apoyo psicológico pre y postraplante.

F) IMPLICACION DE LOS PADRES EN EL CUIDADO DE SU HIJO
Una vez estabilizado el paciente se entra en una fase muy importante que es la de conectar a los padres con esta nueva situación implicándoles en los cuidados de cada día.
Se intentará que los padres permanezcan el mayor tiempo posible con ellos, lo ideal que solo salieran de la habitación en las situaciones de urgencia, pero esto va a depender de la política de visitas de las diferentes unidades.
Cuando el estado del paciente lo permita, hay que invitarles a participar en los cuidados de su hijo (baño diario, alimentación y toma de medicamentos).
Una vez que el niño se traslada a la planta de cardiología o en su defecto de pedíatra o neonatología son los padres los que de forma independiente deben realizar los cuidados de su hijo, con el fin de aumentar su confianza y poder consultar cualquier duda que se les pueda plantear.

Fuente: ajibarra.org

Los comentarios estan cerrados.